AVISO


sábado, 27 de septiembre de 2014

El Payo, trilogía




El Payo
El Payo”, historia de Guillermo Zubieta Vigil,  dibujos de Ángel Mora y Carlos Z. Vigil como director de Editora Senda,  era una revista de aventuras de un charro que luchaba contra los abusos  de Tomás Pesqueira  el cacique del pueblo de Vilmayo,.
    Dicha historieta duró diez años  (1969 - 1979), y fue tan pero tan popular que incluso se hicieron de ella tres películas protagonizadas por entonces el galán de moda Jorge Rivero. Cintas que sin ser malas,  me parece se quedaron cortas en comparación con la historieta. En principio el argumento era sencillo y seguía los parámetros de historietas previas de corte parecido al de Alma Grande,  Ciclón Jalisco o el jinete de la muerte ( las tres también llevadas a la pantalla grande) en fin.
El caso es que Juan José Panadero, todo un  charro mexicano vive en el  pueblo de Vilmayo población ficticia que nunca especifican su ubicación, pero se sobreentiende que está en alguno de los estados de Jalisco o Colima,  ya que  el ambiente  y ciertos asuntos sobrenaturales como muertos que hablan con los vivos  (el carretonero de la muerte quien constantemente le revela cosas),brujos y fantasmas, unos a favor de Panadero y otros en contra, evocan el espacio de la narrativa rulfiana o el de las calles con mujeres enlutadas, en Al Filo del Agua de  Agustín Yáñez. La cuestión es que  eso le dio a la historieta un carácter casi surrealista porque ahí parecía una situación propia del México porfirista, sin embargo la acción transcurría supuestamente en la actualidad en que se publicaba la historieta , es decir en los años 70s, por lo que no era de extrañarse  que de pronto  aparecieran hippies y motos al lado de charros y caballos, caciques, fantasmas y hippies.
Por cierto la revista del Payo fue  una de las pocas historietas mexicanas de entonces que se imprimían a color, cuando, fuera de las que publicaba la Editorial Novaro, casi todas se imprimían en sepia o en blanco y negro.
Con la llegada de los 80 el Payo y su mundo de realismo mágico, desaparecieron. Los charros justicieros en las revistas  y en el cine lo sucedieron los hermanos Almada.

La presente trilogía ya fue posteada originalmente por  mi buen amigo MARIACHIDECORAZON,  yo lo único que hice fue resubirla, así que todo el crédito for my friend.

Nota  creo que  a la dos le faltan unos diez minutillos. He dicho. 
 








No hay comentarios:

Publicar un comentario